jueves, 8 de enero de 2015

¿Qué tipo de dominio y hosting necesito?



Ante la llegada del mundo 2.0 y la modernización del entorno digital, las personas han visto la necesidad de expresar lo que ellas sienten y transmitirlo a la humanidad, sea por el medio que sea. Algunas lo hacen a través de las redes sociales, y otras lo prefieren a través de un blog. Montar un blog es sencillo, pero si tienes en mente un proyecto serio, debes plantearte seriamente (valga la redundancia) una estrategia que te ayude a diferenciarte de los demás. Y esta estrategia comienza con un dominio y un hosting.

Qué es un dominio

Un dominio es el nombre que le vas a dar a tu web, que resolverá una dirección y por tanto, que permitirá acceder a la misma. Puedes llevar a cabo diferentes estrategias en su elección. Por un lado, puedes emplear una palabra clave exacta sobre tu profesión. También puedes utilizar una variación de la misma, o finalmente una marca que te diferencie de los demás. Existen muchos agentes registradores de dominios, como Arsys, 1and1 o GoDaddy. Los proveedores de alojamiento web suelen regalarlo si contratas el año entero de hosting con ellos. Una vez has dado con el nombre de tu nuevo dominio, tienes que pasar al hosting.

Qué es un hosting

El alojamiento web es un servidor al que se suben todos los archivos de tu sitio web, y que estará disponible las 24 horas del día para que cualquier persona del mundo tenga acceso a tu página. Existen diferentes tipos de hosting, empezando a diferenciar entre gratuitos y privados. Los primeros no tienen ningún coste, pero el aspecto de las webs que tienes en ellos es poco profesional. En cambio, si contratas un alojamiento web barato, pero privado, las cosas cambian. Su capacidad de personalización es mucho mayor, y como comentan en iCompring, con este hosting puedes tener una web hecha a medida y gestionarla fácilmente con un panel de control en unos pocos clics. Este tipo de páginas web pueden resolver tus necesidades de montar una tienda online, una web corporativa o un blog con un aspecto profesional. Con un producto hecho a medida, tendrás un código limpio y bien estructurado. Como has visto, elegir un hosting privado (de pago) proporciona muchas más ventajas que uno gratuito. Además, existen muchos proveedores como Webempresa, Hostgator o Just Host que por un precio reducido te ofrece prestaciones muy interesantes como un rápido ancho de banda, o capacidad de almacenamiento.

¿Por qué hosting empiezo?

Llegados a este punto, ya sabrás el gestor de contenido que instalarás en tu servidor. Ahora debes plantearte si vas a contratar un hosting compartido, un servidor dedicado o un VPS. Cuando comienzas con una nueva página web, lo normal es que escojas un alojamiento web compartido, ya que es barato y para pocas visitas funciona muy bien. En el momento que empiezas a necesitar una mayor transferencia de datos mensual, debes plantearte elegir un VPS o un servidor dedicado, de forma que el hardware lo utilices únicamente tú.
No hay comentarios:
Publicar un comentario